Home / ACTUALIDAD / El SIDA es la nueva lepra, afirma misionera católica en África

El SIDA es la nueva lepra, afirma misionera católica en África

ROMA, Una religiosa que sirve desde hace años en África afirmó que el SIDA es la nueva lepra, una enfermedad que genera discriminación y rechazo; y a cuyos pacientes ella y dos hermanas de su comunidad sirven.

La hermana Antonietta Profumo, directora del Centro de Salud en Kolowaré, en Togo, dijo a la agencia vaticana Fides que asisten “a más de 800 personas en terapia antirretroviral, de las cuales 50 son niños. El SIDA, como la lepra, crea discriminación y a menudo el rechazo de la propia familia porque es considera una enfermedad vergonzosa”.

“La mayoría de las mujeres son abandonadas cuando están gravemente enfermas”, lamenta la religiosa de la congregación de Nuestra Señora de los Apóstoles.

En Kolowaré, el centro de salud nació en la década de 1940 como una colonia de leprosos, para dar cabida a las personas afectadas por la enfermedad, curarlas y darles refugio y comida.

“Cientos de leprosos han sido huéspedes aquí. Muchos han muerto. Hoy en hay 46 ancianos, frágiles, casi todos con problemas severos y por lo general rechazados por sus familia”, relata Profumo.

Desde 2009, prosigue, “también tratamos con enfermos de SIDA cuyo número aumenta cada día. Hemos abierto un servicio para la prevención, atención y acompañamiento de estos pacientes. Y prestamos especial atención a las mujeres embarazadas que son VIH positivas para prevenir la transmisión de madre a hijo”.

La religiosa explica que “somos una pequeña comunidad de tres hermanas, acompañadas por médicos y personal que trabajan generosamente con nosotros y que nos permite acoger, tratar y acompañar a muchos enfermos, especialmente mujeres, niños, discapacitados”.

“Desde algunos años nos hemos centrado también en los niños. Muchos de ellos son huérfanos de uno o de ambos padres y los que no son huérfanos sus padres son seropositivos. Estos niños frágiles se ven afectados por muchas infecciones y por lo general no reciben atención y suponen un problema para la familia que es pobre”.

La religiosa explica que ayudan a las personas gracias a la Providencia divina y “cada mes damos un paquete de comida para animar a la familia a venir a recibir la terapia”.

Asimismo, “al principio del año escolar les damos lo necesario para asistir a la escuela. Durante las vacaciones de Navidad, Pascua y Verano, en turnos de 15 días, estos niños vienen al Centro para vivir juntos”.

“Con una buena nutrición, una buena higiene y medicamentos en el momento adecuado ayudamos a estos pequeños a recuperar un poco de su salud frágil. Un médico los visita y les hacemos todos los análisis de laboratorio. Este método nos ha permitido lograr que ningún niño haya fallecido en 2016”.

La hermana Antonietta comenta que “debemos mirar la vida con un corazón abierto, con un sentido de responsabilidad, haciendo en cada circunstancia lo que está en nuestro poder”.

“Nuestras manos son guiadas y apoyadas por la Providencia que viene a nosotros de tantas maneras diferentes, pero siempre para ayudarnos a construir algo hermoso y bueno. Eso es lo que aprendo todos los días aquí en Kolowaré, en la vida animada y a veces convulsionada de nuestro Centro de Salud”, concluye la religiosa.

About @canaldecristord

Check Also

¿Padres de San Juan Pablo II estarían en camino a los altares?

Recientemente el Arzobispo de Cracovia (Polonia) y exsecretario personal de San Juan Pablo II, Cardenal …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.